ir a Europea Media

Anécdotas y curiosidades del debate a cuatro

Desde el “te equivocas, Pedro” de Pablo Iglesias hasta la pulsera arco iris de Pedro Sánchez, sin olvidarnos del tono “azulado” que lució Albert Rivera o la colección de post-it amarillos de Mariano Rajoy.

Los candidatos aparecieron con la misma puntualidad que los trenes en Inglaterra, todos ávidos de salir con la mejor de sus sonrisas en la foto de antes del encuentro. Todos excepto uno: Pedro Sánchez, quien llegó en el tiempo de descuento puesto que parecía haber cambiado su reloj por una pulsera con la bandera del orgullo gay, sutil guiño hacia… ¿Quién?

El plató parecía sacado de un catálogo de decoración sueca, que parece que está muy de moda últimamente en esto de las campañas electorales. Y, es que, según cuentan las malas lenguas, en el felpudo de la sede de Podemos se puede leer “Bienvenido a la república independiente de mi casa”.

Sin aventurarnos para decidir un claro ganador, lo que sí podemos afirmar con rotundidad es que el que imperó por encima de todos fue el blanco, que, sin prácticamente batallar por el protagonismo, se hizo dueño y señor del plató. Un color muy neutral, todo sea dicho, elegido por los escenógrafos, que, sin ninguna duda, debieron de temblar cuando vieron ese vasto despliegue de post-its amarillos sobre el atril del presidente en funciones. Seamos sinceros, aquello parecía el escritorio de una estudiante de medicina en plena época de MIR.

Pero el líder de los populares no fue el único que optimizó vehementemente su espacio. Rivera lo aprovechó para sacarse varios ases de la manga. Desde portadas de periódicos hasta tuits e, incluso, algún que otro gráfico. Y, por cierto, hablando del líder de Ciudadanos, la maquilladora se tomó al pie de la letra eso de “naranjito”. Quizá fuese porque el presupuesto se les fue de las manos con los paneles luminosos, pero la cuestión es que en vez de polvos de maquillaje, parecía que les habían empanado las caras en migas de Doritos.

Tampoco debemos olvidarnos de la estelar actuación de Pablo Iglesias, quien se rumorea que está nominado al Goya por mejor actor revelación del próximo año. El candidato de la coalición de izquierdas no dejaba de soltar coletillas y poner caras que, lejos de parecer naturales y espontáneas, dejaban en evidencia la cantidad de horas que había pasado ensayándolas frente al espejo. Bien le salió, sin ninguna duda. Y es que, pese a las innumerables dudas que hay sobre quién salió victorioso del enfrentamiento, el que ha conseguido centrar la atención de los titulares de los periódicos ha sido él con su: “Te equivocas, Pedro”. ¿Le habría dado algún consejo Penélope Cruz?

 Sánchez, por su parte, parecía un muñeco de cuerda. El líder socialista estaba programado para repetir periódicamente que, si no había llegado a la Moncloa, era porque Podemos no le había brindado su apoyo, como un niño al que le acaban de quitar una piruleta sin que siquiera le haya dado tiempo a retirar el envoltorio. Llegado el minuto de oro, dejó atrás su pataleta y nos brindó la mejor de sus sonrisas en un vano intento de atraer a los indecisos. Alguien tendría que haberle comentado que estaba en un debate político y no en un anuncio de Happydent.

 Dejando atrás los detalles, el debate en sí fue algo descafeinado. Y es que al público español nos van más las encarnizadas luchas típicas de plató de Sálvame. A este paso, van a hacer que empecemos a echar de menos los cara a cara…

Alberto Santillana/ Marta Forero 

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos