ir a Europea Media

Anthony Carro: “Todas las misiones son importantes”

Anthony Carro

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, mundialmente conocida como la NASA, es la agencia aeroespacial estadounidense que se dedica a la investigación y la exploración el espacio. El pasado 27 de abril de 2020, hemos tenido el honor de poder realizar una entrevista telefónica al actual representante de la NASA en España, Anthony Carro.

Originario de A Coruña (Ortigueira), Anthony Carro decidió mudarse a Nueva York (Estados Unidos) al cumplir la mayoría de edad. Allí, además de vivir muy de cerca la llegada del hombre a la Luna en 1969, obtuvo su doctorado en Matemáticas, estudió Ingeniería Eléctrica y Derecho. Después de la Universidad, enseguida se encaminó hacia la Federal Aviation Administration y una vez en Washington entró en la NASA en 1985.

Fue responsable de numerosas misiones espaciales entre las cuales encontramos la Misión Messenger que permitió orbitar por primera vez Mercurio y la Misión Dawn donde una sonda que mediante propulsión iónica alcanzó el asteroide Vesta para luego saltar a Ceres. Es el delegado de la NASA para las relaciones con la Agencia Espacial de Japón y actualmente dirige el seguimiento de las 35 misiones que desarrolla la NASA. A parte de su vocación científica, hace solamente 3 meses, a inicios de febrero, en honor a los 50 años de la llegada del hombre a la luna (20 de julio de 1969) recibió el premio como Gallego del Año 2019 entregado por la Vicepresidenta coruñesa Nadia Calviño.

¿Cuáles son sus tareas como representante de la NASA en España?
Yo me encargo de ver el progreso del espacio con las nuevas antenas y también dirijo la parte de las relaciones con España. Además, también tengo mis propias misiones, porque trabajaba dentro de la NASA en Washington y he podido controlarlas y lo sigo haciendo. Muchas de las misiones son colaboraciones con europeos o con japoneses entonces tengo que estar yo directamente.

¿Cuánto tiempo lleva trabajando en el complejo de Robledo?
Llevo en España desde los años noventa, y desde entonces trabajo para la NASA aquí. Empecé trabajando para el Gobierno y para la aviación de Estados Unidos desde 1985. Actualmente, sigo en activo trabajando para el Gobierno estadounidense y soy funcionario en la NASA.

¿Cuáles fueron los inicios de la NASA?
La NASA se creó en el año 1958 y en los años 60 ya estábamos buscando sitios por España para los primeros vuelos tripulados. El primero con una persona y el segundo con dos. A principios de los 60 tuvimos una estación en Las Palomas, en las Islas Canarias. Cuando llegó el programa Apolo pensamos que necesitábamos más estaciones. Llegamos a tener cuatro estaciones en España: Palomas y tres alrededor de Madrid; Fresnedillas de la Oliva, Cebreros y Robledo de Chavela.
El acuerdo que tenemos con España desde 1964 es de cooperación científica. Nos dejaban el terreno que necesitábamos y cuando no lo necesitáramos había que devolverlo a España. Por eso, la estación de Palomas y Fresnedillas de la Oliva son de España y la estación de Cebreros es de la ESA (Agencia Espacial Europea), aunque actualmente solo tenemos la de Robledo de Chavela.

¿Por qué específicamente se construyó en Robledo de Chavela?
La primera que tuvimos era en California y después necesitábamos otras dos bases en La Tierra que estuvieran separadas por 120º para completar los 360º del círculo. Necesitábamos una en la zona de Australia y una tercera por la zona de España, Italia o Norte de África y ya que las relaciones con España eran buenas, se decidió hacer un acuerdo para establecer la base en este país.
Madrid reunía todas las condiciones necesarias tanto climatológicas como de comunicación. Al principio se pusieron tres estaciones y después cuando el programa Apolo, se acabó, solo nos quedamos con Robledo de Chavela.

Antena situada en la entrada al Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundo de Robledo de Chavela /El País / Héctor Blanco de Frutos

¿Cuántas antenas tiene en la estación de Robledo de Chavela?
Tenemos una antena de 26 metros, que se encontraba en Fresnedillas, que recibió la primera señal desde la Luna en la misión del Apolo 11. También tenemos una de 34 metros que no está en uso y que la habíamos usado en un programa que se llamaba ‘Partner’, donde dejábamos a los estudiantes de toda España conectarse a través del ordenador a la antena para hacer exploraciones. Tenemos otra antena de ‘High Efficiency’, “alta eficiencia” en castellano, también de 34 metros; otras dos con más de 34 metros de diámetro que están siendo usadas y actualmente estamos haciendo dos más de 34 metros.

¿Cuál es el uso de cada una de las antenas de Robledo de Chavela?
Usamos todas las antenas para el espacio lejano menos una de 34 metros y otra de 26 metros que no está en uso. Se pueden usar solas o en “rain” combinando varias antenas para hacer como si fuera una más grande, entonces, para hacer el equivalente de una antena de 70 metros se necesitan cuatro de 34 metros. Sin embargo, la de 70 metros ya es bastante vieja y nos cuesta mucho que siga funcionando, entonces la idea es que en algún momento la cerremos y seguir con las de 34.

¿Cuánto dura el proceso de construcción de las antenas?
La construcción de las antenas depende de cuantas haya. Si estás hablando de una antena seguramente la puedas hacer en un año o dos años, pero en la estación de Robledo, por ejemplo, estamos desde 1964 construyendo antenas. Ahora mismo, estamos acabando de construir dos así que es difícil decir cuánto tiempo lleva la construcción, ya que seguimos en construcción.

A parte de la Misión Apolo 11 ¿Cuáles han sido las misiones más importantes que han seguido desde Robledo?
Es muy difícil decir cuáles son las más importantes. Todas lo son, aunque con diferentes propósitos. Por ejemplo, una de ellas fue la reciente misión Mercurio porque nunca se había podido ir debido a las altas temperaturas. Otra, por ejemplo, fueron los descubrimientos de nuevos horizontes por Plutón.
Ahora mismo estamos involucrados en más de 30 misiones, entre las cuales encontramos el nuevo programa de la NASA que se llama Artemisa y va a permitir que en 2024 vayan a la Luna un hombre y una mujer. Se cree que gracias a esta misión para el 2026 podremos viajar a la Luna para realizar vuelos tripulados a Marte.  (…) Otra misión muy interesante fue donde por primera vez se vieron planetas en otros sistemas solares y algunos de ellos con condiciones parecidas a la Tierra.

Según la revista Science el coronavirus seguirá presente hasta 2022 y afirma que hay posibilidad de crear nuevos contagios hasta 2024. ¿Cree usted que la situación actual del coronavirus pueda interferir en estos vuelos?
Todo esto del coronavirus no hace las cosas más fáciles aunque ahora mismo, se están tomando las precauciones necesarias y se trata de seguir para adelante. Por ejemplo, vamos a avanzar a julio la misión Marte 2020. Hay muchas cosas que hay que retrasar, o tomar las medidas oportunas, pero es un problema que hay que tratar de superar.

¿Cómo están trabajando ahora mismo?
Seguimos trabajando como se hace en España tomando todas las precauciones posibles y haciendo mucho teletrabajo. Por ejemplo, en Robledo de Chavela tenemos la tripulación mínima permitida.

¿Qué consejo le daría a las personas que quieren dedicarse a la ciencia y que ahora con la situación del coronavirus están viendo que su trabajo es muy importante?
El problema lo tenemos todas las personas. Si quieres trabajar para una agencia espacial se requiere experiencia, tener interés y estudiar lo necesario. Esto del coronavirus es otra dificultad más, pero esperemos que no dure mucho y no hay ninguna razón que te impida estudiar lo que quieras.

Solenn Le Lous
@sll_29

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos