ir a Europea Media

El liderazgo de César Alierta

La dimisión de César Alierta en la presidencia de Telefónica ha causado sorpresa tanto en la sociedad civil como en la económica; la causa principal está en lo intrínseco de la propia decisión. Por fin en este país alguien se va sin que le echen. El verbo dimitir tiene conjugación.

Más allá del hecho noticioso, la importancia de lo sucedido tiene nítida relación con la materia liderazgo. César Alierta ha demostrado tener buenas capacidades de líder desde el inicio de su carrera empresarial hasta el final.

En el año 2000 llegó a una compañía donde la mayor parte del negocio transcurría por territorio nacional; 16 años después Telefónica es conocida internacionalmente tanto a nivel comunicativo como operativo porque da servicio a millones de personas en el mundo. A esta capacidad se llama adaptación y eso es lo que ha logrado adaptar la compañía a los nuevos tiempos.

Otra capacidad que ha evidenciado en su tiempo de líder ha sido la de compromiso con el negocio. Bien sea indirectamente por las sucesivas compras de acciones para demostrar la confianza en el futuro de la compañía o directamente en base a decisiones estratégicas claves en la expansión internacional.

El propio curriculum de César Alierta aporta valores intrínsecos de liderazgo ya que su coeficiente intelectual es conformado en la universidad de Zaragoza, facultad de Derecho. Es un abogado cuando lo preciso para dirigir este sector sería alguien más próxima a conocimientos de ingeniería. Sin embargo ha sabido rodearse de los mejores, no tener miedo al talento para configurar su equipo directivo.

Una última capacidad muy necesaria en el liderazgo ha evidenciado con la decisión final de dimitir: la visión. Esto significa percibir el mundo con perspectiva lo que implica comprender situaciones presentes y futuras y lo más trascendente llegar a la propia reflexión que el futuro va a una velocidad a la que el individuo César Alierta no puede llegar. Para ello ha comprendido que es mejor apartarse y dejar el liderazgo a alguien con más posibilidades de seguir adaptando a la empresa. El elegido, también demuestra la poca animadversión que ha tenido a incorporar a su equipo a los mejores.

Nada de identificar a empresa con persona; algo que hacen los malos líderes. El buen líder sirve y no se sirve.

Con César Alierta, Telefónica ha conquistado el mundo. Ahora, el nuevo presidente tiene el reto de guiarla por el nuevo futuro y situarla en lo más reconocido del mundo digital.

Moisés Ruiz, profesor de la Universidad Europea

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos