ir a Europea Media

Fármacos para lupus o artritis podrían reducir la depresión

Agencia EFE

350 millones de personas en el mundo, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), padecerían cuadros psicológicos depresivos y se podrían beneficiar con esta variación en el uso de fármacos para tratar enfermedades inflamatorias.

“Cada vez nos resulta más claro que la inflamación juega un papel en la depresión, al menos en el caso de algunas personas. Y ahora nuestro trabajo sugiere que podría ser posible tratar a estos pacientes con fármacos antiinflamatorios. Lógicamente, estos no son los antiinflamatorios que la población consume a diario, sino una nueva clase de fármacos”, explica Golam Khandaker, director de la investigación publicada en “Molecular Psychiatry”, la cual señala que uno de los efectos secundarios relacionados al tratamiento con inhibidores de las citoquinas en las enfermedades autoinmunes (como la artritis o el lupus) provocarían una disminución de la sintomatología de la depresión.

Las citoquinas son una clase de proteínas que el sistema inmune elimina en el torrente sanguíneo en casos en donde el organismo se siente amenazado por un virus o por una bacteria. Esta reacción ocurre en las patologías autoinmunes, la manera de tratar inhibir este proceso es lo que se estudia como manera de aliviar los cuadros depresivos en el futuro.

En España se calcula que 2,6 millones de pacientes padecen de depresión. Aunque es una de las enfermedades psicológicas cuyas características más se conocen a lo largo de la población, se estima que es una patología no siempre diagnosticada a tiempo y/o tratada con los protocolos necesarios para garantizar el bienestar del individuo afectado. Se estima que un tercio de quienes se encuentran afectados por este trastorno psicológico, no obtiene beneficios al consumir los fármacos hoy en día comercializados para tratar esta complicación. Los antidepresivos que actualmente se prescriben funcionan sobre un neurotransmisor, pero lo que hoy se busca es generar alternativas personalizadas para aquellos pacientes que no responden a ese tipo de tratamiento.

Un estudio realizado por la Universidad de Cambridge arroja como resultado que la depresión tiene una clara conexión con la inflamación, de la misma manera que las enfermedades autoinmunes, como la enfermedad de Crohn o la psoriasis, afectan al cuerpo humano.

“Aún es muy pronto para decir cuándo se podrían usar estos inhibidores de citoquinas en el manejo clínico de la depresión. Necesitamos ensayos clínicos para evaluar la eficacia de estos fármacos en los pacientes que no tienen las enfermedades crónicas para los que fueron desarrollados…Además algunos de estos medicamentos pueden tener efectos adversos muy graves, por lo que deben ser previamente estudiados”, menciona ante la posibilidad de prontamente comenzar a utilizar estos medicamentos para tratar la depresión, el co-autor del estudio Peter Jones.

Bárbara Sánchez Astudillo

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos