ir a Europea Media

La jornada organizada por la embajada de los Emiratos Árabes Unidos y Casa Árabe resalta las claves para resolver el conflicto: el diálogo y la interculturalidad

Jungyun Yuna Lee

La globalización y la multiculturalidad son los dos conceptos que acompañan a la sociedad contemporánea. Si bien la diversidad cultural enriquece a los seres humanos, cuando la diversidad se convierte en la diferencia, ocurren objetivos incompatibles y el conflicto esconde el lado positivo de la multiplicidad. Entonces, ¿cuál sería la resolución efectiva para resolver el conflicto y mantener la paz? A fin de debatir sobre dicha pregunta, este martes la Embajada de los Emiratos Árabes Unidos en España, en colaboración con Casa Árabe, ha celebrado la jornada “La interculturalidad como herramienta para la paz y la tolerancia”. Federico Mayor, presidente de la Fundación Cultura de Paz, Ramón Blecua, embajador en Misión Especial para la Medicación y el Diálogo Intercultural (MAEC), Mercedes Murillo, subdirectora general de la Libertad Religiosa y Bernandito Auza, nuncio apostólico de la Santa Sede en España, han acentuado el valor y la implementación del diálogo y la interculturalidad para la paz. 

“El mundo está cada vez más globalizado e interconectado. Esta convivencia exige la tolerancia. Debemos apreciarnos y valorar los otros. También es importante para el contexto actual de la pandemia del covid 19. Este acto promueve la interculturalidad”.  El director general de Casa Árabe, Pedro Avial, abre la jornada destacando el eje del debate sin olvidar la crisis sanitaria que ha sacudido el mundo entero más de un año. El embajador de Emiratos Árabes Unidos en Madrid, Majid Al Suwaidi, destaca la importancia del entendimiento mutuo y la voluntad de colaborar. También acerca al público a la contribución de Emiratos Árabes Unidos a la paz mundial.  

El diálogo ha sido una de las palabras claves de esta jornada. Federico Mayor comienza su intervención aportando la perspectiva de la paz ante el conflicto: “el conflicto siempre existirá, pero se puede resolver a través de las palabras. No vamos a resolver los conflictos con las armas. Vamos a resolver con el diálogo. No la cultura de la guerra, sino con la cultura de la paz”. Asimismo, Federico condena por el elevado presupuesto de defensa y la carencia de la ayuda económica para resolver la pobreza extrema causada por el conflicto armado. 

Ramón Blecua rasca las preguntas que rodean sobre la efectividad y la práctica del diálogo y la interculturalidad como herramienta para la paz y la tolerancia: “se habla mucho del diálogo, sin embargo, tenemos que preguntarnos por qué esto no se convierte en la realidad”. Para responder a las dudas anteriores, el embajador en Misión Especial para la Medicación y el Diálogo Intercultural comparte sus experiencias en Irak destacando la necesidad de tener un plan operativo y la vinculación con el contexto social. Él recuerda al público que la multiculturalidad que existía en la ciudad norteño de Irak, Mosul, se destruyó por las actividades terroristas Estado Islámico. El 2018 se lanzó el proyecto de la reproducción de Mosul en la cual España participó activamente y Emiratos Árabes Unidos fue uno de los primeros países que apoyó la reconstrucción de la multiculturalidad en Mosul. 

Asimismo, Blecua acentúa el papel de patrimonio cultural como un instrumento de la restauración del daño causado por los conflictos. “Patrimonio cultural no es victima del conflicto, es también un actor vivo o es una fuerza. Cunado una población pierde todo lo que tiene, patrimonio cultural ayuda a mantener la vitalidad de esta población. Patrimonio cultural es un nuevo mecanismo para resolver el conflicto y mantener la paz”, afirma Ramón Blecua.

La subdirectora general de Libertad Religiosa, Mercedes Murillo, aporta otro punto de vista sobre el deber de la religión para resolver los conflictos a través del diálogo y la interculturalidad. Según Murillo es importante arrancar el diálogo con una actitud no defensiva y tanto estado como los representantes de cada religión deberían promover la creación de la libertad de conciencia. Además, la subdirectora general de Libertad Religiosa no olvida señalar el próximo paso del diálogo: “el diálogo es muy importante, pero no es el fin. El diálogo es solo una herramienta para alcanzar a la resolución del conflicto. Las convicciones juegan un papel muy importante y los líderes de cada religión deberían compartir sus valores con los creyentes a fin de resolver el conflicto”.  

Con la intervención de Bernanito Auza, nuncio apostólico de la Santa Sede en España, baja el telón de la jornada. Auza recibe el testigo de Murillo. Acerca al público al punto de vista de la iglesia católica ante la resolución del conflicto y destaca los tres puntos principales para la aplicación del diálogo y la interculturalidad como herramienta para la paz y la tolerancia: Dios no justifica el terrorismo ni acto violento, los líderes religiosos tienen deber de promover el diálogo para resolver el conflicto y es importante promover la cultura de acogida.   

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos