ir a Europea Media

Podemos baja el telón y aguarda ser protagonista el 24-M

Apurando el paso, camino de un sueño de regeneración nacional, militantes, afines y contrarios, a la par de su partido, bajaron el telón de la campaña electoral a por la conquista de las autonomías y los ayuntamientos de España.

Este lunes 25 de mayo Podemos se graduará como ente de la política en activo, en pro de la “recuperación de la soberanía” por encima de “vallas” y de “banderines”, soflamas de las que hicieron alarde sus dirigentes en la ribera del Manzanares el día previo a la jornada de reflexión.

En los meses de salir sin chándal a la calle y de cambiar por un helado una hirviente taza de café, el sol se esconde con demora en Madrid. Su puesta tardía cobijó en la explanada del Puente del Rey a más de 4 mil 500 personas que vitorearon, a la voz de “¡Presidente, Presiente!”, al líder de su formación, Pablo Iglesias, que en punto de las 18:35 del pasado viernes se encaminó al tablado en medio del estruendo de las palmas y de los clamores incesantes causados por su arribo.

“¡Sí se puede, sí se puede!”, apuntaló su gente con miras a las elecciones del 24 de mayo, como sabiendo que aún, frente al vanaglorio, la incertidumbre impera.  “Los socialistas de corazón tienen que saber que votar socialista es votar morado”, sugirió Pablo Iglesias en un mitin que duró, aproximadamente, tres horas.

Las propuestas se dieron un respiro en la colocación del punto concluyente de la primera pugna electoral del año, con miras a las elecciones generales de noviembre. En la antesala del sufragio, Podemos apostó por atosigar a sus adversarios políticos. Exhibió con desmesura los traspiés del Partido Popular (PP), los deslices del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el programa votante de Ciudadanos (C’s).

No se libró de ambages Pedro Sánchez, secretario general de PSOE; ni Felipe González, ex presidente del Gobierno; ni Ángel Gabilondo, ex ministro de educación en la administración de José Luis Rodríguez Zapatero. Ni José María Aznar, quien se convirtió en el año 2000 en el primer presidente «derechista» del Gobierno de España. Ni Albert Rivera, presidente de C’s, a quien Iglesias calificó de ser “el hombre del recambio” político, que “ de local juega de azul y de visitante juega de naranja”.

“Cuidado con votar una muleta naranja”, advirtió. Iglesias acusó a Rivera de haber presentado un programa marco en beneficio de los círculos de poder. “El problema, Albert, no es que vengas de derechas, es que trabajas para los ricos”, acentuó el regente de la comunión morada.

Mucho menos se libró de enjuiciamientos Esperanza Aguirre, candidata popular al ayuntamiento de Madrid, a la que Podemos llamó “marquesa” en reiteradas ocasiones. “¿Por qué estás tan nerviosa, Esperanza Aguirre? ¿Contra qué fantasmas combates?”, le preguntó Íñigo Errejón, secretario político del partido, a la postre de ser interrumpido inesperadamente, aseguran desde Podemos, por Juan Carlos Monedero, ex número dos de la fuerza emergente, y quien renunció a su militancia el pasado 30 de abril. “Adelante, Madrid. Volare, volare. ¡Empieza el cambio!”, arengó Monedero una vez subido al podio y tras sujetar la mano de Errejón por todo lo alto en señal de hipotética victoria.

“Ojalá el cambio político fuera sencillo”, interpeló Errejón, al tiempo de asegurar que “ha crecido la voluntad popular” y que “mucha gente se ha vuelto a ilusionar con la política”. “Tenemos el reto de ver si giramos un poquito al centro izquierda o hacia el centro derecha”, desveló. De momento, gobernar en coalición es la única alternativa para Podemos si pretende gestionar instituciones públicas.

Lorena Ruiz-Huerta, miembro del Consejo Ciudadanos de Podemos en la capital, consideró que “el verdadero programa del PP es una mochila llena de corrupción y de mentiras”. Además, tachó de “corruptos” y de “ladrones” a los miembros que ocupan las altas esferas del partido de la calle Génova.

Por cada frase punzante, un aplauso. Por cada pulla, un guiño de complicidad. Por cada fábula, un asentimiento con la cabeza y un esbozo de sonrisa. Por cada insinuación, una carcajada. Sus simpatizantes, sistemáticamente, correspondieron a los adalides de su ideología.

“La justicia no se construye con cemento” sino “con voluntad”, aleccionó la también número dos en la lista a la alcaldía. “No conocemos a nadie que vote al PP con ilusión”, manifestó el secretario general madrileño de Podemos, Luis Alegre, quien hizo coincidir su discurso con el de Carolina Bescansa, quien resumió que “el camino no ha sido divertido ni sencillo”, comprometiéndose “a cambiar la forma de hacer política”.

La secretaria de Análisis Político y Social de Podemos argumentó que “nadie puede vivir con dignidad en una ciudad indigna” y aseveró que “la democracia produce mejores resultados que el dedo”, en alusión al procedimiento de asignación de candidatos que puso en marcha el actual partido del Gobierno, por conducto de Mariano Rajoy. “El miedo se terminó”, conjeturó Bescansa, asegurando que su partido “llega en las mejores condiciones posibles” al 24-M.

“Durante los últimos 20 años, el PP ha estado gobernado para sus amigos”, se aventuró a decir José Manuel López, candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. “La ilusión es la que nos ha impulsado en esta campaña”, de la que sacó pecho al considerar que él y Manuela Carmena, aspirante a la municipalidad por Ahora Madrid, candidatura ciudadana de unidad popular, contribuirán a regenerar la democracia.

Por @Daniel_Chanona

Foto: Podemos (Facebook).

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos