ir a Europea Media

Podemos cambia su estrategia de comunicación mientras continúa su auge

Pablo Iglesias

El apogeo del partido político que ha dinamitado el panorama político nacional es inevitable. Mientras continúa su alza en las encuestas –la última encuesta Sigma Dos para EL MUNDO revela que Podemos sería a día de hoy el partido más votado en las elecciones-, la dirección de Podemos se centra en elaborar un nuevo programa electoral que sea viable, a través de economistas como Vicenç Navarro y Juan  Torres, e intenta desvincular al partido de antiguas afirmaciones de sus dirigentes, como que en Venezuela se vive mejor que en España o el polémico vídeo en el que Monedero acusa a la Policía de distribuir heroína.

En medio de la polémica con la beca de investigador que se le concedió a Íñigo Errejón por un trabajo al que apenas dedica tiempo y que, en teoría, debería de realizar en la Universidad de Málaga, y realmente lo realiza desde Madrid –aunque con autorización verbal del director del proyecto, Alberto Montero, miembro de la dirección del partido-, Podemos no quiere errores en la comunicación. Tal vez este es el motivo por el que Pablo Iglesias dejara descolgado al programa Un Tiempo Nuevo de Telecinco la noche del sábado, alegando que la dirección del partido le había recomendado no ir al programa. Y es que Iglesias debe de dar respuestas concretas sobre temas concretos, especialmente cuando se le pregunta por temas relacionados con las propuestas económicas que Podemos proponía en su programa electoral para las elecciones europeas, pero que ahora parece que va a rectificar.

El partido se alimenta de aquellas personas descontentas y desilusionadas por el ‘pacto del 78’. Una larga crisis económica que ha supuesta una movilización sin precedentes de distintos sectores sociales –las mareas-, unas leyes que el Gobierno ha intentado sacar con su mayoría absoluta, y que han supuesto una gran contestación social, como la ley Wert, o la proposición de reforma de la ley del aborto, de la cual el Gobierno dio marcha atrás dejando caer a Gallardón ante los consejos del sociólogo del PP –Pedro Arriola- que vaticinaban una caída electoral, y además los escándalos de corrupción que día tras día aparecen mientras los ciudadanos sufren los recortes que les imponen desde arriba una serie de personas –la casta– un término complejo que parece abarcar a aquellas personas que parecen ser ajenas al tejido social del país, y que, aparentemente, actúan de manera autónoma, sin tener en cuenta los sufrimientos de los ciudadanos.

Todo este cóctel de descontento ha sido aprovechado por el nuevo partido político, surgido de profesores de universidad, muchos doctorados y preparados en su materia, la mayoría en torno a las Ciencias Políticas, para atraer a una cantidad impresionante de votantes, ‘robando’ votantes a todos los partidos -lo que se conoce como efecto Podemos- que de una u otra manera no saben cómo hacer frente a esta sangría de votantes. Además, muchos están tocados por casos de corrupción en sus filas, o las peleas internas –como en el caso de UPyD-, también han minado a sus votantes. Así las cosas, si el PP consiguió en las elecciones generales de 2011 el 44,6% de los votos, las últimas encuestas le otorgan ahora un 26,3%; el PSOE, partido que desde la debacle de 2011, donde aun así consiguió un 28,8% de los votos, llegó a las europeas de 2014 atrayendo a un 23% de los votos, ahora solo atraería a un 20,1%; UPyD, por su parte, de haber conseguido el 4,7% de los votos en 2011 ahora conseguiría en 4,5% e IU, cuyo Coordinado Federal, Cayo Lara, ha renunciado a presentarse a las próximas primarias del partido para dar paso, seguramente, a Alberto Garzón, la esperanza joven de IU, cosechó el 6,9% de los votos en 2011 y ahora bajaría hasta el 4,2%. Nadie habría dicho que Podemos arrasaría con el 28,3% de los votos. Es decir, no es que Podemos haya sobrepasado al PSOE, es que ha sobrepasado al PP, cuyo líder, Mariano Rajoy, según público el diario ABC este domingo, ha impuesto un nuevo camino para tratar de obtener tres millones de votos, tras darse cuenta de que con la lenta recuperación económica, que todavía no es percibida de forma directa por muchos ciudadanos, y con los éxitos en la política exterior –como que España lograra un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU- no es suficiente para volver a encandilar a un electorado defraudado por los casos de corrupción que acechan a los populares.

En definitiva, el partido de Pablo Iglesias ha irrumpido en la escena política generando un gran terremoto. A un año de las generales parece ser el favorito en las encuestas, razón por la cual va a centrarse en elaborar un programa viable acudiendo a expertos de distintas materias –economistas, técnicos de Hacienda, juristas…-. Mientras que elabora su nuevo programa electoral, tal vez dejemos de ver por un tiempo a caras de Podemos que estamos acostumbrados a ver en las televisiones, con el fin de poder responder de manera directa y concreta a las preguntas que se les propongan.

Ramón Alarcón Sánchez.

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos