ir a Europea Media

Una España de pactos

Después de una semana de reuniones del Rey con los líderes parlamentarios, Felipe VI propuso a Mariano Rajoy, actual presidente en funciones y líder del PP, como candidato a la votación de la investidura. Sin embargo, Rajoy ha renunciado porque alega que no contaría con los votos necesarios para superar esa votación, y no quiere que el tiempo constitucional previsto para convocar otras elecciones empiece a correr, pero ni retira su candidatura ni abandona el PP.
Esto ha obligado a que el monarca se reúna este lunes con el presidente del Congreso, Patxi López, para iniciar una nueva ronda de consulta, que tendrá lugar la semana que viene, y una vez que el Rey proponga a un candidato, éste se someterá a votación frente a los diputados, y en caso que no sea elegido en la primera vuelta, se convocarían elecciones en dos meses si no hay candidato. Es la primera vez que en nuestro país se da esta circunstancia.

En caso de que la primera votación se realizase la primera semana de febrero, el plazo de dos meses vencería a principios de abril, y si para ese mes no se ha investido a ningún candidato, se convocarían elecciones generales dentro de 54 días, es decir, a finales de mayo, lo que significa que podría no haber Gobierno hasta junio, asumiendo que no se retrase la formación en esa ocasión.
Durante este tiempo, el Gobierno en funciones tendrá competencias limitadas y aunque el Congreso pueda tramitar iniciativas, las reformas legales son casi imposible de aprobarlas.
El pasado viernes 22 de enero, el secretario general de Podemos ofreció al Partido de Pedro Sánchez y al de Alberto Garzón una posible coalición. Para ello, Iglesias planteó una serie de condiciones para este posible gobierno en común:
•Un gobierno plural, acorde a los resultados obtenidos en las elecciones del 20 de diciembre.
•Ser vicepresidente.
•Fundar un “Ministerio de la Plurinacionalidad”.
•Como mínimo, una cartera ministerial para IU.
•Contar con políticos comprometidos en áreas como Economía (defendiendo la justicia social y frenar la ineficacia), Defensa (una propuesta “sensata” al frente de cada ministerio), Exteriores (una política que defienda el proyecto europeo) e Interior (apostando por un ministerio que no reciba corruptos).
•Crear una Corporación independiente de RTVE.
•Podemos, además pide que sean expulsados de todos los Consejos de Administración los militantes del PSOE.
•Un plan de emergencia social que dure los 100 primeros días de Gobierno.
•Reforma de la Constitución: blindaje de los derechos sociales, fin de las puertas giratorias, garantizar la justicia independiente, reformar la ley electoral y defender la unidad del país.
•Referéndum consultivo en toda España.
•Un gobierno que no genere más recortes.
Pablo Iglesias recalcó que no apoyará a Sánchez si éste no le permite entrar en el gobierno. Estas condiciones no terminaron de gustarle  al PSOE, por lo que en un comunicado por parte del Partido, anunciaban que seguiría en contacto con el resto de fuerzas, en concreto, buscando el apoyo de Ciudadanos.
Del mismo modo, el partido de Albert Rivera, que se niega a apoyar la investidura de Rajoy o de Pedro Sánchez y anima a una coalición PP-PSOE-Ciudadanos, “por el bien de la economía española”.
Por último, Alberto Garzón, dirigente de Izquierda Unida, no supo que Pablo Iglesias contaba con su partido para formar gobierno junto al PSOE hasta que el diputado de Podemos lo anunció en la rueda de prensa. Con todo, se mostró de acuerdo a negociar con ambos, siempre y cuando la propuesta “no sea un juego de teatro”. Dicha proposición llega en medio de una semana de tensiones y acusaciones entre Podemos e IU, después de que Garzón acusara a Iglesias de haber vetado que IU pudiera formar un grupo parlamentario propio.

 

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos