ir a Europea Media

Woody Allen celebra todo lo cliché en «Un día de lluvia en Nueva York»

En su película más reciente (la 48ª) protagonizada por Timothée Chalamet y Elle Fanning, Allen recorre los escenarios más típico de su filmografía ofreciendo a los espectadores una comedia romántica amena manchada por una serie de controversias. La película se estrenará en los cines españoles el viernes 11 de octubre.

La crítica

En cuanto a lo visual, la película parece haber sido rodada en una puesta de sol permanente por sus tonos cálidos. El director utiliza el zoom para presentar el movimiento en algunas escenas de una manera que puede resultar algo aparatosa e incómoda y en cambio es más efectivo cuando presenta planos estáticos o escenas sin cortes. La elección del vestuario es simple pero deliberada y nos recuerda en todo momento la personalidad encasillada de cada personaje.

Si bien la trama no es particularmente controvertida, la película ha estado envuelta de mucha polémica. Originalmente debiera haberse estrenado en 2018 pero tras las declaraciones de Dylan Farrow en enero de 2018 acusando a su padre (Woody Allen) de abusar de ella de pequeña, Amazon (la productora) decidió cancelar el estreno de la película en Estados Unidos. Allen demandó a Amazon pidiendo una indemnización de 68 millones de dólares (59,7 millones de euros) alegando que cuando se firmó el contrato la productora ya estaba al tanto de las alegaciones que el director ha negado reiteradamente. En pleno movimiento #MeToo y buscando desmarcarse del asunto, Chalamet confesó que se arrepentía de haber trabajado con Allen y anunció que donaría su sueldo a tres ONGs: TIME’S UP, The LGBT Center y RAINN, declarando “Quiero estar a la altura de los/las valientes artistas que están luchando para que todo el mundo sea tratado con el respeto y la dignidad que se merece”. Allen consiguió recuperar los derechos de distribución de su película aunque sigue sin tener fecha de estreno en Estados Unidos. Es de esperar que el largometraje que ha rodado este verano en Donostia vuelva a estar rodeado de la misma polémica.

En «Un día de lluvia en Nueva York» Allen celebra y tal vez satiriza los clichés y tópicos más cursis de la comedia romántica neoyorquina: los triángulos amorosos, las suites de hotel con vistas a Central Park, las vueltas en carruaje, las visitas íntimas al MET, los paseos bajo la lluvia, el joven apuesto que enamora a la chica (y a los espectadores) tocando el piano, etc, etc. Se trata de una película sencilla que no aspira a romper esquemas aunque por lo menos es más original que Blue Jasmine (un calco directo de Un tranvía llamado Deseo). Si bien resulta entretenida por sus diálogos elocuentes, sus situaciones cómicas y la admirable interpretación de lo jóvenes talentos el argumento no es nada del otro jueves. En total se trata de una media hora amena que deja un sabor agridulce cuando se conoce la controversia que hay detrás; una controversia de la que Woody Allen nunca podrá desligarse.

 

Josep Oliver Juan

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos