II Jornada de RRII: La esfera de Influencia de Rusia

II Jornada de RRII: La esfera de Influencia de Rusia

Escrito por: Claudia Romero Caballeo                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           
El comportamiento de la Rusia de hoy lo creíamos superado con la caída de la Unión Soviética. No obstante, la invasión de Ucrania, el pasado 24 de febrero nos ha recordado que no, y a su vez, nos ha puesto en un escenario sin precedentes. Justo ayer, día 25 de febrero, se celebraba en nuestra universidad una ponencia en relación a dicho tema.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        
La pregunta inicial de este coloquio, fue formulada por la profesora, Julieta Espín: “Kennan, se cuestionaba, si existía la tendencia rusa al expansionismo por su sensación de inseguridad o volveríamos a aquella Rusia contenida”.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              
Antonio Carlos Herrera, experto en información y seguridad, enviado en la EUMM, en Georgia, tildaba de compleja la actual posición de Rusia, al tratarse de unas circunstancias de escalada tensión. Ello generaba incertidumbre en el continente europeo y, en organizaciones, como la OTAN y la UE. Herrera confesaba que  “Rusia estaba funcionando con política de acciones en Occidente. Mientras que, las respuestas de este último estaban siendo pasivas. Así como actuará Moscú, actuarían ellos en consecuencia.” Además, animaba a buscar y a unificar criterios a la hora actuar frente a Rusia.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
 
La relevancia que presenta Rusia dentro del panorama internacional, no es cuanto menos irrelevante, sino de actor cuyo rol puede modificar en gran medida el mundo. En palabras del profesor Rafael Calduch Torres, «una potencia sistémica». Por tanto, si a esta le ocurriera algo, tendría repercusiones estructurales en la sociedad internacional. Nos aproxima al concepto de espacio de ocupación, seguridad e interés.  Para él, Rusia antepone su seguridad nacional, a los intereses del propio estado y, asimismo, señala las consecuencias de sus interdependencias con terceros, como la UE, EE.UU. o China. Calduch indica que la estrategia tradicional de Rusia es la consolidación de su dominio político-militar, y también, asegurar las garantías en su espacio de seguridad.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
 
Por otro lado, «se ha permitido que Rusia se expanda, y eso ha hecho que ciertos países pivoten hacía él». La energía, la seguridad alimentaria o los «critical raw materials»  serán elementos fundamentales en el conflicto ruso-ucraniano.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
 
En tercer lugar, Felipe Sahagún, nos muestra que el Imperio ruso tardó mucho en «dar el puñetazo sobre la mesa», puesto que, en la desaparición de otros imperios, nunca se ha visto que tarden 30 años en revelarse como Rusia. Y, como Kissinger dijo: Rusia no se trata más que de un lugar lleno de espacios vacíos o con agujeros.  Un Estado mixto en diversas cuestiones, desde su modo de economía hasta su gobierno. Sin embargo, lo más relevante reside en el concepto de «la nueva nacionalidad rusa» a través de la cual buscará cierta diferenciación. Y, que utilizará para dificultar que antiguas zonas soviéticas se desvinculen por completo de ella, ya sea económica o militarmente, puesto que «quiere impedir que se consoliden como democracias.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
 
Un punto en el que se aproximan Sahagún, y su predecesor, Juan Salcedo será en esa «figura divina» del Kremlin. El primero, lo mencionará a través de la «salvación rusa», la Rusia separada tras la caída de la Unión Soviética, «el buen ruso está obligado a reintegrarse en una nueva Rusia». Un concepto que nace a finales de los noventa, y que, posteriormente, Putin hará suyo.  Por su parte, en esta misma línea, Salcedo hablará del «destino manifiesto», por que el que frecuentemente, Estados como EE.UU. creyeron que Dios les había dado una causa divina, y decidieron extenderse hasta Filipinas y Hawai.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    
 
En esta línea previa, Salcedo señala que dicho «destino manifiesto», será para los rusos una especie de espacio sagrado de Rusia, y como dice el nº 2 de Rusia, miembro de Rusia Unida: «Pretendemos crear una unión que vaya desde Lisboa hasta Vladivostok. A su vez, nos avisa de que, debemos ser cautos con las acciones de Vladimir Putin. Ya que, no es la primera vez en la historia, que un dirigente pone sobre la mesa sus acciones y nadie las considera relevantes. Según Salcedo, Adolf Hitler en Mein Kampf, anunció hasta donde llegaría con el partido nazi, y posteriormente, se vio que había cumplido con sus palabras. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
Beatriz Gutierrez, profesora de la Facultad de Ciencias Sociales, cerraría la ponencia con una temática más práctica, las «operaciones multidominio». Con ellas, nos acercará a una realidad híbrida, en la que, cada vez más conflictos tienen el factor tecnológico más arraigado, como ocurre con la Guerra de Ucrania. De hecho, señala que, el uso de esas tecnologías, combinarán la acciones y operaciones de la guerra convencional, y la convertirán en asimétrica con el uso de mercenarios, técnicas de usurpación… A los dominios tradicionales (terrestre, naval y aéreo) se les unirá el multiespectro, con conceptos como la desinformación, las fake news, el espacio y ciberespacio.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 
Cerramos esta ponencia hablando de los elementos estratégicos del conflicto. Inicialmente, Kiev caería en una semana. Pero, la resistencia popular evitó que así fuera. Pese a que, Moscú ha conseguido dañar las infraestructuras, la Administración de Zelensky sigue en pie y resistiendo. Ello demuestra que, el liderzago humano es muy fuerte. 

Ver la noticia II Jornada de RRII: La esfera de Influencia de Rusia publicada en Observatorio internacional de relaciones internacionales.