ir a Europea Media

Arián Téllez: “Conozco a mucha gente que consigue compaginar el más alto nivel con los estudios”

entrevista arian tellez

Hablamos con Arián Téllez, granadino nacido en Dusseldorf (Alemania) el 4 de abril de 1994. Es un atleta internacional con España perteneciente al club de atletismo Playas de Castellón. Entre sus logros, se encuentra el haber sido dos veces Campeón de España de 60 metros lisos (2015 y 2016). Además de ser un deportista con una gran proyección, no descuida sus estudios, ya que hace la carrera de economía. Tras pasar tres años en la Residencia Joaquín Blume para estudiantes que realizan deporte de alto rendimiento, ha cogido las maletas y se ha ido a entrenar a Francia con el equipo de Christophe Lemaitre —medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Rio 2016—.

¿Qué fue lo que te hizo iniciarte en el atletismo? ¿Cómo fueron tus comienzos?

Yo practicaba otros deportes, como el fútbol o el baloncesto. Siempre he sido muy activo, siempre me ha gustado el deporte. Además, siempre había sido el típico niño así rapidillo de la clase y siempre me había atraído el atletismo, pero nunca me había atrevido a apuntarme, porque no es un deporte tan común que se pueda practicar en los colegios.

Cuando tenía 13 o 14 años conocía a un buen amigo mío que se llama Carlos Bailón. Su padre era presidente del club Granada Joven, donde yo empecé. Entonces me dijo, “ven, apúntate, que te vas a divertir”, y lo hice seis meses después y ahí me quedé.

¿Destacaste desde el principio?

No. De hecho, una de las cosas en las que pienso que he tenido muchísima suerte es que he vivido todo. En un principio, luchar por clasificarme para un Campeonato de Andalucía, pelear por conseguir medalla en el Campeonato de Andalucía. He luchado por clasificarme para un Campeonato de España, también por pillar medalla en un Campeonato de España. Y no solo eso, a veces me he quedado a solo tres décimas de un Campeonato de España. Me he quedado también a cuatro centésimas de una medalla nacional.

He ido cubriendo etapas poco a poco, y eso es una suerte que tengo, porque se valorar todo en general. No soy el típico chico que, de repente, en un año ha sido campeón de España o se ha visto en competición internacional. Yo creo que en ese sentido he tenido mucha suerte.

Estuviste unos años como interno en la Blume, ¿cómo gestionan los atletas de alto rendimiento el hecho de compaginar los estudios con la alta competición?

Yo te soy sincero, a mí me cuesta compaginar las dos cosas. Es posible. Conozco a mucha gente, incluso estudiantes de medicina, que consiguen

compaginar el más alto nivel con los estudios. Al final, consiste en sacar tiempo, y a veces necesitas el tiempo de estudiar para descansar. A mí, desgraciadamente, me cuesta. Entonces, no voy a curso por año, pero bueno, sin pausa, pero sin prisa.

Pienso que el deporte son unos pocos años, tampoco quiero estar en este deporte muchos años. Entonces, aprovecharé lo que pueda el deporte y cuando acabe o decida dejarlo, a estudiar y a entrar en el mercado laboral.

¿Qué velocistas tienes o has tenido como referentes a lo largo de tus años como atleta?

Como todos los velocistas, siempre he tenido como referencia al ‘Pájaro’, Ángel David Rodríguez, que ha tenido el récord de España de 100 metros y 60. De hecho, cuento una anécdota, cuando yo empecé, al segundo o tercer año, no tenía nivel para ir a un Campeonato de España Absoluto, y he sido siempre un poquito friki. Entonces, estaba con mi amigo Carlos Bailón dando una vuelta por Granada y justo en una cafetería estaban emitiendo la final de un Campeonato de España de 60 metros lisos, y la vi en la calle de chiripa. Fue cuando Ángel David perdió en 2011 la final contra Mocholí, y justo cuatro o cinco años después, era yo el que le estaba ganando, así que imagínate.

Aparte de Ángel David, ahora mismo, Bruno Hortelano, el que tengo la suerte de considerar una persona cercana o amigo. He compartido momentos con él, tanto en el club como en la selección. Es también un referente, pero no solo en el deporte, sino en todos los ámbitos, porque Bruno Hortelano es casi inspirador. Hablas con él e inspira de todo: motivación, confianza, ganas de superarte. Y esos son, a nivel nacional, los dos máximos referentes que yo puedo tener.

De izquierda a derecha: Arián-Téllez, Daniel Rodríguez, Bruno Hortelano y Alberto Gavalda.
De izquierda a derecha: Arián-Téllez, Daniel Rodríguez, Bruno Hortelano y Alberto Gavalda.

¿Qué puedes destacar de Bruno Hortelano tras haber competido junto a él?

Es inspirador. Nos ha abierto un camino a los españoles que nunca imaginábamos que pudiéramos tener. Lo que tenemos que hacer ahora es coger la estela y tirar para adelante junto a él, y saber que podemos llegar a lo más alto, como ha hecho él. A ser campeones de Europa. Ahora a intentar acercarnos todo lo que podamos, y disfrutar de él.

¿Por qué te marchaste a Francia? ¿Pensabas que en España no podías mejorar más?

Cuando me fui a la Blume quería vivir una nueva experiencia, y esa es más o menos la línea por la que me he ido a Francia. Poder aprovechar el deporte para tener otro tipo de experiencias vitales. Irme al extranjero, aprender un idioma diferente, hacer nuevos amigos, vivir en otro sitio. Todo ese tipo de cosas que, de otra manera, no podría vivir, pero con el deporte sí.

En España se puede conseguir llegar al más alto nivel, pero se me dio la oportunidad de irme a entrenar con Christophe, ahora mismo tercero olímpico, y tampoco podía rechazarla.

¿Cómo es entrenar con un velocista de la talla de Christophe Lemaitre?

Me lo paso como un niño chico. Me lo paso pero pipa, pipa. Disfruto muchísimo entrenando con él. Es un animal. Intentas acercarte a él y no puedes, es imposible. Además, lo hace de una manera tan fácil, tan relajada. Pero bueno, también estoy con él para eso. Para intentar pegarme todo lo que pueda, y mejorar día a día junto a él. Y divertirme, claro.

Tras ser dos veces campeón de España de 60 metros lisos, ¿Cuál es tu próximo objetivo?        

Ahora tenemos otra vez el Campeonato de España de pista cubierta, pero no tengo como objetivo volver a ganar por tercer año consecutivo. El objetivo que tengo de aquí a medio plazo, es poder adaptarme bien al cambio de Francia, que funcionen las cosas. Me gustaría seguir en la Selección Española y este año, al aire libre, estar luchando por las medallas.

Es verdad que en pista cubierta, a día de hoy, aunque aún quedan dos semanas, no me veo luchando por las medallas. Al aire libre sí que me gustaría estar otra vez luchando después de un año, porque el año pasado también estuve lesionado y no pude volver a quedar segundo como hace dos años.

¿Cuáles son las diferencias más evidentes que encuentras entre los métodos de entrenamiento de los velocistas españoles y los de los franceses?

Inventado está todo inventado. Ninguno tiene una fórmula mágica para hacer correr a la gente. Allí dan mucha prioridad al descanso, ya que los velocistas trabajamos mucho nuestro sistema nervioso, y el descanso es muy bueno. También, el período de carga, de acumulación. En España empezamos con un trabajo mucho más aeróbico, haciendo 500 en césped o 1000, en el gimnasio haciendo completas, con movimientos lentos, pero con muchos kilos. Allí en Francia desde el principio es especializado en la velocidad. Directamente empezamos a hacer 300, 250. En el gimnasio empezamos a hacer ejercicios más explosivos desde un comienzo. Es, a grosso modo, por ahora, en el poco tiempo que llevo allí, la diferencia más grande.

Has corrido el 4×100 en la Diamond League, ¿qué se siente al competir en una reunión de esta categoría?

Espectacular. Ese tipo de mítines es otro mundo. Yo todavía no he vivido un gran campeonato, como un Campeonato de Europa o un Campeonato del Mundo. Por ahora, lo más grande que he vivido es un espectáculo como la Diamond. Son los mejores atletas del mundo, la afición se vuelca, nos tratan casi como estrellas. Claro, los buenos, buenos, si son superestrellas, pero que nosotros podamos vivir esa oportunidad, es algo chulísimo.

¿Qué cosas deberían mejorar los organismos que controlan el atletismo en España para retener a jóvenes promesas  como tú y que no se marchen a entrenar fuera?

Primero, darle más especialización al ámbito de los entrenadores, más profesionalidad. En este país casi no hay entrenadores profesionales. La Federación tiene muy pocos entrenadores contratados. Al final los entrenadores tienen que trabajar, y no le pueden dedicar las 24 horas del día a esto. En otros lados sí.

Ese es uno de los fallos. También, quizá, el deporte de escuela. No tenemos un buen sistema de captación de pequeños talentos. Es muy difícil que los niños pequeños empiecen a hacer atletismo, tienen otro tipo de deportes. Esas dos cosas, son las que podrían llevarnos, en un futuro, tal vez dos ciclos olímpicos, a mejorar en este país.

¿Te ves bajando algún día de 10 segundos en el 100?

(Risas) Hombre, soñarlo lo soñamos todos, pero vamos a ir poco a poco. En principio, el objetivo de este año al aire libre es bajar de 10.50, que llevo tres años rondándolo. Con 10.55, 54 y 51. Ojalá algún año podamos acercarnos a los 10 segundos. Vamos a ir con objetivos a corto plazo. Objetivos difíciles, pero realistas: bajar de 10.50, y dar lo máximo este verano.

¿Cuál es el mayor logro que te gustaría obtener como atleta profesional?

Mi sueño es ir a unos Juego Olímpicos. También por eso estoy en Francia. Creo que es el sitio para trabajar estos cuatro años y poder participar en los Juegos. Como te he dicho, es casi por lo que me levanto cada día. Yo aspiro a ir a los Juegos Olímpicos. Para mí sería el mayor broche final a mi carrera deportiva.

¿Con qué prueba ves más posibilidades de clasificarte a unos Juegos Olímpicos?

Ojalá consigamos clasificar en Tokio el relevo 4×100, pero tenemos que trabajar bien desde la Federación. Tienen que hacer concentraciones, inculcar un poco el espíritu de equipo, que a veces nos falla en el relevo. Es una de las cosas que hay que hacer para poder luchar por los Juegos Olímpicos.

En individual, por supuesto. Mi objetivo sería intentarlo a nivel individual. En 100 o en 200, en la prueba en la que pueda destacar más. En Francia entrenamos para las dos. Christophe, es bueno en las dos. Así que, en la prueba que podamos a nivel individual.

Solo Jamaica y Estados Unidos pueden hacer bien un relevo sin juntarse en todo el año…

¡Exactamente! Hay ejemplos, como Polonia, en dónde no hay atletas que destaquen a nivel individual, pero luego están en todos los campeonatos importantes a nivel mundial, y están con la élite. Esto es porque practican mucho el relevo, lo tienen muy medido, y para ellos es casi una religión. Igual que Italia e igual que Francia. Así como Italia se quedó el año pasado a las puertas de los Juegos, pero siempre está ahí también. Creo que España se merece eso, tiene nivel para ello. Pueden salir grandes cosas del relevo nacional en los próximos años.

Rocío Barrero (@Robr91); Maddi Aldasoro (@madditxuu); Miguel Baeza (@pelusa10thb)

Sobre el Autor

Campus de Villaviciosa de Odón - Madrid
Email: webmaster@europeamedia.es

Europea Media es la clínica de medios de la Universidad Europea. Europea News es el periódico digital de la clínica de medios.

Síguenos